Casa 2020-04-01T15:34:53+00:00

pies
pulgadas
metros

Fórmula algebraico

ft
*
0.3048 m
1 ft
+
in
*
0.0254 m
1 in
=
m

Conversión a otras unidades

Pulgadas
Pies
Yarda
Milla
Náutico Milla
Centímetro
Metro
Kilómetro

La diferencia entre el pie y el metro

Desde hace miles de años la humanidad ha desarrollado métodos para medir tamaños, áreas y longitudes. Al principio usaron partes del propio cuerpo, como los dedos, brazos o pies, o también objetos móviles como cuerdas o palos. Cuando empezaron a intercambiar mercancías con otras ciudades y reinos surgió la necesidad de un sistema uniforme para mejorar la colaboración. Aún en la Edad Media existía una multitud de unidades cuyas valores variaban de un lugar a otro.

Sin embargo, con el tiempo se destacaron dos sistemas principales de medidas que se usan hasta hoy en día: El Sistema Internacional de Unidades y el Sistema Anglosajón de Unidades. Los dos sistemas son estandardizados y usados internacionalmente en una multitud de países. En algunos países, como en el Reino Unido se usan los dos sistemas en coexistencia. Sin embargo las divergencias entre un sistema y el otro, como imprecisiones en la conversión siguen causando problemas en la actualidad. La diferencia principal respecto a las unidades de longitud es que el Sistema Internacional de Unidades es un sistema métrico. La unidad básica de longitud es el metro y todas las demás unidades de longitud son derivadas de él, siendo múltiplos decimales. En cambio, el Sistema Anglosajón de Unidades usa una serie de unidades como la pulgada, el pie, la yarda y la milla que no tienen una relación estandardizada entre si. En este artículo vamos a enfocar las unidades de longitud de dichos sistemas, concentrándonos principalmente en el metro y el pie. Los siguientes párrafos dan una visión conjunta sobre qué son las unidades principales de longitud, cómo y dónde se usan y como convertir las unidades de un sistema al otro.

El pie

Se empieza con la unidad considerablemente más antigua y tradicional, que a lo largo del tiempo ha tenido varias definiciones y valores. Según la leyenda, la unidad del pie se le ocurrió a un trabajador en Mesopotamia que estaba cansado de agacharse tanto para medir los bloques de piedra. El trabajador ingenioso entonces empezó a medir los bloques usando el tamaño de sus pies para cuidar su espalda.

Después de dar una definición precisa y actual de la unidad pie se muestra la amplia historia de dicha unidad cuyo origen parte unos 3.000 años antes de Cristo. Además se explica la distribución de la unidad del pie respecto al lugar y al sector de trabajo. Seguido a eso viene la definición detallada de la unidad metro.

Definición de la unidad pie

El pie es una unidad de longitud que se utiliza para medir distancias, altitudes y tamaños. Además el pie puede ser utilizado para definir áreas y volúmenes, siendo en ese caso la unidad de los cantos de ellos. La unidad del pie tiene una amplia historia y su valor exacto ha variado durante el tiempo y según el país donde se usaba. Sin embargo, hoy en día su valor equivale a 30,48 cm.

El nombre inglés del pie es „foot“ en singular y „feet“ en plural. La abreviatura de la unidad es „ft“.

Además del pie existen varias otras unidades de longitud en el Sistema Anglosajón, como la pulgada, la yarda y la milla. Esas unidades van a ser explicadas más tarde en este artículo.

Historia de la unidad pie

El origen del pie

No está científicamente comprobado cuándo el pie surgió como unidad de longitud por primera vez en la historia humana. El hallazgo más antiguo está relacionado con la civilización sumeria en la antigua Mesopotamia, unos 3.000 años antes de Cristo. Se trata de un metro de cobre que está dividido en 30 unidades (dedos) de 1,73 cm. 16 Unidades de ese metro forman un pie que entonces es equivalente a 27,6 cm.

En la antigüedad

Los egipcios y los romanos de la antigüedad cambian la división del metro de 30 unidades a 28 unidades. Por lo tanto el valor del pie romano aumenta a unos 29,6 cm. Aún así: Un pie no es igual a un pie – al lado del pes monetalis, que entonces era la unidad oficial de un pie, una parte de los romanos conocía y usaba otro pie que se llama pes drusianos y mide 33,27 cm. Ese pie no está formado por 16 dedos, sino 18 dedos y está nombrado por Nerón Claudio Drusu.

En la Grecia antigua existe una multitud de unidades de pies diferentes. Algunos pies griegos se forman por 16 dedos („pous“) y otros por 18 dedos („pygme“). Algunas de las unidades más conocidas son el pie dórico, el pie iónico, el pie olímpico y el pie macedónico. Los valores oscilan entre 27,5 cm (pie macedónico) y 34,83 cm (pie iónico). En Grecia se usaba la unidad de pie por ejemplo en la construcción de los templos antiguos.

En la Edad Media

En la edad media cambia otra vez la división de unidades. Desde entonces el pie se divide en 12 unidades, las llamadas pulgadas. Muchas obras de construcción, sobre todo las iglesias de aquel tiempo están basadas en unidades de pie. El valor de dicho pie puede variar un poco de obra a obra, pero siempre está basada en una de las unidades antiguas. En esa época tambien hay primeras pruebas escritas de que se usa el pie de doce pulgadas para medir propiedades inmuebles.

El gran cambio sucede en el año 1793 en Francia, cuándo por primera vez se instituye el metro como unidad de longitud universal. A diferencia del pie, el metro no está basado en el cuerpo humano, sino en la dimensión del planeta tierra. El metro se define en aquel entonces como la diez millionésima parte de la distancia entre el ecuador y el polo norte, pasando por Francia. En muchas regiones cambian los valores del pie para armonizar mejor con el metro universal – así se originan pies de 25 cm, de 30 cm y de 50 cm. Ya se empieza a dividir el pie en 10 unidades, en vez de 12 unidades para acercarse al sistema decimal del metro.

En el presente

El pie que se usa hoy en día en los países anglosajones está declarado y aprobado por el Sistema Anglosajón de Unidades en el año 1959. Su valor exacto es uniforme en todo el mundo y equivale a 30,48 cm.

En conclusión el pie es la unidad de longitud más antigua que se usa hasta hoy en día. Los primeros hallazgos del uso se remontan a unos 3.000 años antes de Cristo. A lo largo del tiempo el pie ha cambiado muchas veces de valor y de definición exacta, según el lugar de uso. Sólo en el año 1959 se determinó un valor universal de 30,48 cm por el Sistema Anglosajón de Unidades.

A continuación se presenta el uso de la unidad pie en la actualidad. Comienza con el uso relativo al lugar, siguiendo con el uso relativo al sector de uso.

Uso de la unidad pie en el mundo

En la actualidad hay ciertos países en los cuales el pie es la unidad principal de longitud. Sin embargo, se usa el pie en determinados sectores de trabajo, independientemente del país.

Uso relativo al lugar

Si bien antes se usaba el pie como unidad de longitud en muchos lugares del mundo, desde Egipto y Europa hasta China y Japón, hoy en día el uso de la unidad pie es muy poco común. Sin embargo, en la actualidad hay países esparcidos en todo el mundo que siguen usando la unidad pie como unidad principal de longitud. Dichos países suelen haber sido colonias del Reino Unido o tienen vínculos fuertes con otros países anglosajones. Así se usan las unidades pie, pulgada, yarda y milla en los Estados Unidos, en Gran Bretaña y en los países Liberia y Myanmar. En ciertas ocasiones tambien se usan esas unidades de longitud en Canadá, Australia y Nueva Zelanda. En los demás países la unidad pie es tan poco común que muchas personas ni siquiera conocen el aproximado valor de él.

Uso relativo a la temática

En ciertos sectores la colaboración entre varios países es indispensable. Para evitar problemas y malos entendidos se determina una unidad de longitud principal.

La aeronáutica

El rubro más común para el uso del pie es la aeronáutica. La altura de un avión o de cualquier vehículo aéreo se suele expresar en „feet“ (pies). Hasta dentro de algunos aviones los pasajeros pueden saber el valor actual de la unidad pie. También usan esa unidad en mapas de altura, sobre todo para expresar medidas de montes y aeropuertos.

La navegación

En la navegación se usa el pie hasta hoy en día en varios ámbitos. Por ejemplo se suele indicar la longitud de un barco en pies. Para medir objetos y alturas dentro del barco, como la borda que se usa el pie y también el „inch“ (la pulgada). Además, en los Estados Unidos todas las cartas náuticas usan la unidad pie para medir la profundidad del agua, mientras que en Inglaterra hoy en día se hacen las indicaciones en metros.

La tecnología

Para poder competir en el mercado norteamericano, los tamaños de muchos productos tecnológicos están indicados en pulgadas. Por eso encontramos pulgadas al examinar los tamaños de las pantallas por ejemplo de televisores, computadores y celulares. En los países donde se usa el sistema métrico estos datos sirven más bien para la especificación de un producto. Los tamaños reales de las pantallas están medidos en milímetros y muchas veces están redondeados para encajar al sistema métrico. La pulgada se encuentra también en otros sectores de la tecnología, por ejemplo para indicar tamaños de tubos de calefacción y de agua. Sin embargo el pie se encuentra poco en la tecnología ya que es una unidad bastante grande. La unidad pulgada es más adecuada en muchos casos.

El deporte

Originalmente la altura del cesto de basketball, al igual que el tamaño de la portería en el football fueron indicado en pies. Hoy en día se indican en metros, aunque el sistema de reglas de la FIFA todavía indica dichos números en metros y en pies.

La construcción de órganos

En una de las pocas artesanías donde aún se trabaja con la unidad pie es en la construcción de órganos. Se suele medir la altura de un tubo de órgano en pie. La nota del tubo varía según la altura y según el registro de órgano, el cuál tambien se indica en pies. Las indicaciones en la construcción de órganos pueden variar de taller a taller. Muchas veces son más bien valores de orientación.

En conclusión el pie es una unidad que se usa hoy en día en varios países esparcidos por el mundo, algunos de ellos los Estados Unidos, el Reino Unido y en parte Canadá, Australia y Nueva Zelanda. En ciertos sectores como en la navegación, la aeronáutica y la tecnología, indicaciones en pie o en pulgadas son comunes en todo el mundo, para colaborar con los países anglosajones, sin errores de conversión. A continuación se introduce la unidad metro.

El Metro

Aparte del pie existe otra unidad de longitud que es más conocida para la mayoría de personas: el metro. La abreviatura del metro es „m“. Se empezará con una definición actual del metro, siguiendo con la historia del metro. Luego se enumerará las unidades más comunes relacionadas con el metro, siendo estas múltiplos y submúltiplos de él.

Definición del metro

Al igual que el pie, el metro es una unidad de longitud que sirve para indicar alturas y distancias, así como cantos de áreas y volúmenes. En el Sistema Internacional de Unidades y en todos los sistemas métricos del mundo el metro es la unidad básica de longitud. Unidades de longitud más grandes o mas pequeñas están basadas en el metro siendo múltiplos o submúltiplos decimales de él. La definición actual del metro existe desde el año 1983 y es la siguiente: La longitud del metro equivale a la distancia que la luz avanza en el vacío en 1/299792458 segundos. Con esa definición exacta se puede medir el metro en cualquier laboratorio del mundo sin necesidad de algún metro patrón físico.

La historia del Metro

La definición del metro y su valor exacto no han sido siempre iguales. Para inventar el tamaño del metro y establecerlo en la sociedad se necesitaba varios pasos que son explicados a continuación.

El primer metro patrón

El primer metro patrón fue creado en el año 1795 en Francia. Un convento nacional de Francia quería introducir nuevas unidades universales, con las cuales se quería renovar la unidad del pie, ya que el valor exacto de un pie variaba de región a región. Curiosamente existieron también otras ideas para definir el metro. En el año 1668 Jean Picard pensaba en la longitud de un péndulo que se demoraba exactamente un segundo para oscilar de un extremo a otro. Un péndulo así tendría en la Tierra una longitud de 0,994 m. Es entonces bastante parecido al metro que usamos hoy en día. Sin embargo esa idea de Picard nunca fue realizada. En lugar de eso se hicieron mediciones en Ecuador y Laponia para examinar la distancia entre el ecuador y el polo norte, pasando por Paris. En el año 1793 el metro que se estipuló a base de las mediciones fue entonces el diez millionésimo de esa distancia. Dos años después se construyó un primer prototipo del metro patrón, fundido de latón.

Adaptación del Metro Patrón

A fines del siglo XVIII los científicos corrigieron la distancia exacta entre ecuador y polo – un nuevo metro patrón fue creado, esa vez de platino. El tamaño de ese metro fue declarado en firme en el año 1799.

Fue en el siglo XIX que realizaron mediciones más exactas y entonces corrigieron la distancia entre el ecuador y el polo norte de nuevo. Sin embargo, no se cambió el metro patrón de 1799, cuya medición de la distancia entre el ecuador y el polo norte pasando por Paris no mide los supuestos 10.000 km sino 10.001,966 km. Durante las mediciones, los científicos reconocieron que la tierra no tiene una forma regular de una esfera rodante y por lo tanto cada meridiano, o cada línea de un polo a otro, puede tener otra longitud.

Del Metro Patrón a la longitud de onda

Fue en el 1960 que se implementó una nueva definición del metro. El metro patrón tenía varias desventajas: Como era un cuerpo físico podía cambiar su longitud por el clima o la temperatura. Luego resultaron diferencias entre el original y las copias que se hicieron. Además podía obtener fracturas por el transporte. Se necesitaba un método de describir la longitud exacta de un metro sin usar ningún medio físico de comparación. El científico Ernst Engelhard introdujo el método de medir la longitud de onda de la radiación emitida por los átomos del núcleo de Crypton durante la transición de un estado energético a otro. Había que multiplicar esa longitud de onda por 1.650. 763,73 para conseguir la longitud exacta de un metro según el metro patrón. Con este método era posible medir el metro exacto en cualquier lado del mundo sin ningún objeto de comparación.

La velocidad de la luz

Cada vez que se corregía la longitud exacta de un metro, también tenían que corregir la velocidad de la luz, que estaba basada en el metro. Eso causaba problemas, porque la velocidad de la luz es una constante basada en la naturaleza y no debería cambiar nunca de valor. Por lo tanto se tomó la decisión de definir el metro a base de la velocidad de la luz y no al revés. Desde el año 1983 está determinado que el metro tiene la longitud de la distancia que la luz recorre en 1/299792458 segundos. Desde entonces la longitud del metro está basada en una constante natural que según nuestro conocimiento de hoy no cambiará nunca.

Múltiplos y Submúltiplos del metro

La unidad metro es la base de muchas otras unidades que se forman como múltiplos o submúltiplos del metro. En la vida cotidiana las unidades más comunes son el kilómetro (1.000 metros), el centímetro (1/100 metro) y el milímetro (1/1000 metro). Pero hay muchas unidades más, algunas que sólo se usan en ciertos ámbitos. La siguiente lista muestra las unidades más comunes en ciencia, deporte y la matemática:

Submúltiplos del metroMúltiplos del metro
decímetro (1/10 m)decámetro (10 m)
centímetro (1/100 m)hectómetro (100 m)
milímetro (1/1.000 m)kilómetro (1.000)
micrómetro (10^-6 m)megámetro (10^6 m)
nanómetro (10^-9 m)gigámetro (10^9 m)
picómetro (10^-12 m)terámetro (10^12 m)
femtómetro (10^-15 m)petámetro (10^15 m)
attómetro (10^-18 m)exámetro (10^18 m)
zeptómetro (10^-21 m)zettametro (10^21 m)
yoctómetro (10^-24 m)

Unidades de superficie

Tanto el metro como el pie son unidades de longitud. Por lo tanto se pueden usar para medir longitudes unidimensionales, pero también se usan para medir superficies bidimensionales. En aquellos casos, las medidas de superficie derivan de los cantos de las unidades de longitud.

El metro cuadrado

El metro cuadrado (m2) es la unidad básica de superficie, definida por el Sistema Internacional de Unidades (SI). Un metro cuadrado equivale a un área de forma cuadrada con un metro de largo y un metro de ancho. Esta unidad se usa en muchas situaciones, por ejemplo para indicar el tamaño de una habitación, una casa o un jardín. Unidades múltiplos del metro cuadrado son el decámetro cuadrado o el área (100 m2), el hectómetro cuadrado o el hectárea (10.000 m2) y el kilómetro cuadrado (1.000.000 m2) que es equivalente a un área cuadrada de un kilómetro de largo y un kilómetro de ancho.

El pie cuadrado

Asimismo se puede medir superficies usando el pie como unidad de longitud. La superficie entonces tiene la unidad pie cuadrado, o en inglés „square foot“ en singular y „square feet“ en plural. No existe una abreviatura determinada, pero se encuentra por ejemplo la abreviatura „sq ft“. El valor de un pie cuadrado equivale a 0,09 metros cuadrados. El pie cuadrado es usado como unidad de superficie en los Estados Unidos y en el Reino Unido. Antiguamente se usaba también en Europa continental, pero con la introducción del Sistema Internacional de Unidades, se dejó de usar el pie cuadrado. Otras unidades de superficie según el Sistema Anglosajón de unidades son la yarda cuadrada y la milla cuadrada.

Unidades del volumen

Otra derivación de una unidad de longitud es la unidad de volumen. En ese caso la unidad de longitud sirve para indicar, por ejemplo, el largo, el ancho y la profundidad de un cubo.

El metro cúbico

El metro cúbico es la unidad oficial de volumen en los sistemas métricos, aprobada por el Sistema Internacional de Unidades. Un metro cúbico equivale al volumen de un cubo de un metro de largo, un metro de ancho y un metro de profundidad. El submúltiplo más conocido del metro cúbico es el el decímetro cúbico o litro (1/1.000 m3). La unidad del litro y sus submúltiplos se encuentran en indicaciones de cocina y de productos líquidos. Un litro de agua pesa exactamente un kilo. También se usa el metro cúbico para indicar volúmenes de camiones, piscinas, tanques y otros contenedores.

El pie cúbico

En los países anglosajones se usa el pie cúbico que equivale a 28,317 litros para medir volúmenes. Un pie cúbico es equivalente a un cubo de un pie de largo, un pie de ancho y un pie de profundidad. En vez del litro los países anglosajones tienen unidades de volumen como el quart, el pint y el gallon. También existen la pulgada cúbica, la yarda cúbica y la milla cúbica para indicar volúmenes más grandes.

Las Conversiones entre metro y pie

Ya que conocemos las definiciones exactas de metro y pie, la diferencia entre ellos, sus historias, y las unidades derivadas de ellos para indicar superficies y volúmenes, vamos a seguir con la pregunta más importante: ¿Cómo convertir de una unidad a la otra? A continuación se explica la necesidad de conversiones entre varias unidades de longitud y se muestra la conversión de metro a pie y viceversa mediante unos ejemplos. También se presentan cálculos fáciles para convertir los valores estimados sin calculadora.

¿Por qué convertir de una unidad a otra?

La conversión de pie a metro y viceversa es un cálculo indispensable en la ciencia y la tecnología de hoy. Los Estados Unidos y Gran Bretaña, dos de las potencias más importantes en innovación, comercio y tecnología a nivel mundial todavía siguen usando la unidad pie como unidad de longitud principal. Si queremos colaborar con ellos, usar sus tecnologías y producir para el mercado estadounidense, la conversión correcta de una unidad a otra es un proceso clave. Sin embargo, hay sectores que como explicado anteriormente, todavía utilizan principalmente las unidades tradicionales, como la aeronáutica o la navegación. Trabajar en rubros en donde no haya un consenso total en las unidades significa hacer malabares con las unidades todo el tiempo. Una falla de conversión de pie a metro o viceversa puede causar complicaciones, desde pequeñas irregularidades, hasta quebrar una empresa o poner en riesgo la vida de las personas. La historia nos muestra que errores de conversiones entre pie y metro han pasado y siguen pasando todavía. Por lo tanto es importante poner énfasis en las unidades añadidas y en la conversión correcta de una a otra.

La conversión de pie a metro

Un pie equivale a 0,3048 metros. Es decir que el pie es un poco menos que el tercio de un metro. El valor exacto se obtiene con la siguiente fórmula:

valor en metro = (valor en pie) / 3,2808

Por ejemplo si tenemos una longitud de 15 pies sería:

15 pies / 3,2808 = 4.572000 metros

Se puede hacer una estimación vaga dividiendo el valor en pie por 3. Así la longitud de 15 pies serían 15 / 3 = 5 metros. Sin embargo siempre hay que tener en cuenta que eso solo es una estimación.

La conversión de metro a pie

Obviamente se puede hacer la conversión también al revés. Un metro equivale 3,2808 pies. Para convertir un cierto valor en metros al valor equivalente en pies sirve la siguiente fórmula:

valor en pie = (valor en metro) * 3,2808

Por ejemplo si tenemos una longitud de 5 metros sería:

5 metros * 3,2808 = 16,404 pies

Un metro es entonces más o menos tres veces un pie. Para hacer una estimación se puede multiplicar el valor en metro por 3. Entonces 5 metros serían un poco más que 5 * 3 = 15 pies.

Otras unidades de longitud

Aparte del pie existen otras unidades tradicionales de longitud, como lo es la pulgada (inch), la yarda (yard) y la milla (mile). A continuación vamos a ver estas tres unidades más detalladamente. También vamos a conocer las fórmulas para convertir metros y pies a esas unidades. Son unidades que se usan todavía en los países angloparlantes.

La pulgada

La pulgada es una unidad de longitud usada principalmente en los Estados Unidos, pero también ampliamente difundida en El Reino Unido, Irlanda, Canadá, India, Malasia, Australia y Nueva Zelanda. En muchos otros países se encuentra la unidad pulgada en el sector de la tecnología. El nombre inglés de la pulgada es „inch“. El valor de la pulgada internacional según el Sistema anglosajón de unidades es equivalente a 2,54 cm. Al igual que el metro, la pulgada tiene unidades de superficie y de volumen respectivas. La medida de superficie es la pulgada cuadrada que tiene un valor equivalente a 6,4516 cm2. Mientras tanto la medida de volumen es la pulgada cúbica y su valor equivale a 16,387064 cm³. Además, en los Estados Unidos existe otra variante de la pulgada, el llamado „survey inch“. El survey inch se usa frecuentemente en la agrimensura. Su valor equivale a 2,54000508 cm. Tiene entonces una diferencia mínima a la pulgada principal. La diferencia es solamente notable con mediciones muy exactas o distancias muy largas. Sobre todo en el ámbito de tornillos y tuercas el uso de la pulgada sigue causando problemas en el mercado internacional.

Se usa la pulgada para medir el tamaño de la ropa, aparatos electrónicos, sobre todo para indicar tamaños de pantallas, para cámaras y anteojos, máquinas hidráulicas, vehículos, aparatos de deporte y mucho más.

Conversiones de la pulgada

A continuación se indican aquí las fórmulas de conversión:

Para obtener el valor en metros hay que tomar el valor en pulgadas y multiplicarlo por el factor 0,254. Por ejemplo:

3 in = 3 * 0,254 m = 0,762 m = 76,2 cm

Para obtener el valor en pulgadas hay que tomar el valor en metros y dividirlo por el factor 0,254. Por ejemplo:

3 metros = 3 / 0,254 in = 11,811 in

La conversión de pulgadas a pies es mucho más simple, visto que las dos unidades son parte del Sistema anglosajón de unidades. Un pie son exactamente 12 pulgadas. Entonces para convertir las dos unidades hay que multiplicar o dividir el valor respectivamente por el factor 12.

La Yarda

La unidad de longitud yarda es usada sobre todo en los países angloparlantes al igual que la pulgada y el pie. La yarda está aprobada y autorizada en los Estados Unidos y en varios otros países por el Sistema anglosajón de unidades. Su valor equivale a 3 pies o 36 pulgadas. Mientras en Gran Bretaña se usa la yarda frecuentemente para indicar distancias medias, en otros lados generalmente el uso se reduce a mediciones de campos de fútbol y rugby y a la agrimensura en general.

El valor de una yarda es equivalente a 0,9144 metros. En los Estados Unidos existe además el „Survey Yard“ que se usa solamente para la agrimensura y tiene el valor de 0,91440183 metros, es decir, es un poco más grande que la yarda internacional. La unidad de superficie es la yarda cuadrada que equivale a 0,836127 m2 y a 9 pies cuadrados. La unidad de volumen es la yarda cúbica que es equivalente a 0,764555 m3 y a 27 pies cúbicos.

Conversiones para la Yarda

Para convertir la yarda a metro y viceversa se necesita el factor 0,9144. Hay que multiplicar el factor para convertir la yarda a metro y hay que dividir por el factor para convertir el metro a yarda. Por ejemplo:

3 yd = 3 * 0,9144 m = 2,7432 m

3 m = 3 / 0,9144 yd = 3,280840 yd

La Milla

Hoy en día existen dos millas diferentes que son aprobadas y aceptadas internacionalmente. La milla internacional, aprobada por el Sistema Anglosajón de Unidades en el año 1959 y la milla náutica que existe oficialmente desde el año 1929.

La milla internacional

La milla internacional, o llamada simplemente milla, mide 1.609,344 metros, es decir un poco más que un kilómetro y medio. Su nombre inglés es „statute mile“. Hoy en día se usa la milla en los Estados Unidos, Reino Unido, Liberia, Myanmar y en varios otros pequeños países que tienen una relación histórica muy fuerte con los Estados Unidos o Gran Bretaña. En dichos países se usa la milla internacional para expresar distancias, para la agrimensura, altitudes, áreas, volúmenes y velocidades. En los países del Reino Unido por ejemplo las indicaciones de velocidad están expresadas en millas por hora. Los límites de velocidad son típicamente escalonadas de 20, 30, 60 y 70 millas por hora. También la velocidad de los aviones es indicada frecuentemente en millas por hora. Para indicar áreas y volúmenes existe la milla cuadrada que es equivalente a 2,589988 km2 y la milla cúbica que equivale a 4,16818 km3. Las millas cúbicas se usan generalmente para indicar volúmenes muy grandes, por ejemplo para expresar la ocurrencia de agua, de hielo o de gases en un espacio indicado de nuestro planeta.

Conversiones de la milla internacional

Para convertir una milla internacional a metros, hay que multiplicar el valor por 1.609,344. Para convertir la milla a kilómetros hay que multiplicar por 1,609344. Hay que dividir el valor por los mismos factores para convertir de metros o kilómetros a millas internacionales. Para convertir de millas por horas a kilómetros por horas es útil hacer una aproximación y redondear el valor a números enteros. Por lo tanto el valor de 20 millas por hora equivale a 32 kilómetros por hora, 30 m/h equivale a 48 km/h, 60 m/h equivale a 96 km/h y 70 m/h a 112 km/h.

El valor de una milla es equivalente a 1760 yardas o 5280 pies.

La milla náutica

Otra unidad común y usada internacionalmente es la milla náutica que tiene un valor de 1.852 metros. Desde el año 1992 es que la milla náutica se deriva directamente del metro. Por eso la conversión al sistema métrico es mucho más fácil. La milla náutica es una unidad usada principalmente en la navegación y en la aeronáutica. Una unidad derivada importante es la unidad de velocidad, la milla náutica por hora, el llamado „nudo“. El nudo es usado muy frecuentemente para indicar velocidades de barcos y aviones. Un nudo equivale a una velocidad de 1,852 kilómetros por hora y 0,514444 metros por segundo.

Los dos sistemas de unidades principales

A continuación se presenta un panorama más profundo acerca de los sistemas principales de unidades, llamados el Sistema Internacional de Unidades y el Sistema Anglosajón de Unidades. Se muestra la historia y los principios de dichos sistemas.

El sistema internacional de Unidades

El sistema internacional de Unidades (SI) determina siete unidades básicas usadas en casi todo el mundo. Entre ellas están el metro, el kilogramo, el segundo, el amperio, el kelvin, el mol y la candela. Todas las otras unidades físicas son derivadas de esas unidades básicas. El sistema internacional de unidades tiene ciertas cualidades para estandardizar la creación y el uso de las unidades básicas. El SI es

métrico – eso significa que una unidad básica es el metro

decimal – los múltiplos y submúltiplos de las unidades siempre son una potencia de 10

coherente – las unidades de derivación, como el metro cuadrado o el metro cúbico siempre son potencias directas de la unidad básica sin ningún factor numérico.

El SI tiene su origen en el año 1790 en Francia. La Asamblea Nacional Constituyente de Francia dió encargo a la academia de ciencias la siguiente tarea: Fundar un sistema uniforme de medidas. Los valores absolutos de las unidades básicas tenían que basarse en medidas de la naturaleza y todas las unidades excepto la hora tenían que tener múltiplos y submúltiplos decimales. El metro fue aprobado en el año 1875 por 17 países. Junto con eso se fundó la convención general de pesas y medidas que hasta hoy en día es una institución importante para estandardizar las medidas.

Hoy en día el Sistema Internacional está establecido en todo el mundo y su uso en el tráfico comercial es obligatorio por ley en muchos países. Hasta el año 1978 existían varias reglas de transición para establecer las unidades nuevas en un mundo donde antes se había usado muchos distintos “metros” y medidas. Sin embargo hay ciertos países que siguen usando sus propias unidades:

En los Estados Unidos se usan unidades distintas a las del SI para medir distancias, superficies, volúmenes, velocidades y temperaturas. Solamente en el ámbito científico y técnico se usan las unidades del SI.

En Gran Bretaña las unidades tradicionales se usan solamente para expresar distancias y velocidades.

Las definiciones de las unidades básicas por el SI no son definitivas. Hasta hoy en día hay científicos que trabajan constantemente en mejorar los métodos de medida y adaptar los valores exactos de dichas unidades. Hoy en día el kilogramo es la única unidad basada en un prototipo patrón. Es decir que existe un objeto compuesto de una aleación de platino e iridio que tiene el peso exacto de un kilogramo y sirve como ejemplo del valor de un kilogramo. Como en la ciencia ya es cierto que ese prototipo patrón va a cambiar su peso con el tiempo, se está elaborando otro método para definir el kilogramo, basándose en una constante natural al igual que todas las otras unidades básicas del SI. Ese cambio podría ser anunciado oficialmente en la próxima Conferencia General de Pesas y Medidas en el otoño del año 2018.

El Sistema Anglosajón de Unidades

El Sistema Anglosajón de Unidades es un sistema bastante abierto y liberal. Existen distintas variaciones desde la Edad Media en Inglaterra. En comparación al sistema métrico no utiliza el sistema decimal para convertir de una unidad de longitud a otra. En el siglo XIX y XX se usaban oficialmente las unidades del Sistema Anglosajón en el Reino Unido, Estados Unidos y en las colonias.

Desde 1973 hay un intento por parte de los gobiernos de dejar el Sistema Anglosajón e introducir el Sistema Internacional de Unidades en la sociedad. Sin embargo, ese intento se ve enfrentado con mucha resistencia por parte de la población tanto inglesa como estadounidense. El uso del sistema métrico es legal en los Estados Unidos desde el año 1866. En la actualidad las unidades de los dos sistemas son aceptadas y frecuentemente usadas.

Los Metric Martyrs

Los „Metric Martyrs“ (en español: Los mártires métricos) son una iniciativa ciudadana Inglesa. Desde el año 2000 organizan campañas en contra del sistema métrico y a favor del sistema anglosajón. Los participantes de la iniciativa son comerciantes que siempre solían usar las medidas del sistema anglosajón y varias celebridades, como cantantes o actores. Entre ellas también participa Joanne K. Rowling, la famosa escritora de Harry Potter. En sus libros usa únicamente unidades del sistema anglosajón. El grupo quiere afrontar la opresión de la Unión Europea que en el año 1973 había obligado al Reino Unido a cambiar el sistema de unidades hasta el 2010. De hecho, esa regla fue anulada en el año 2003. Desde entonces existen los dos sistemas de unidades en el Reino Unido.

Conclusión

Hoy en día existen dos sistemas principales de unidades, el Sistema Internacional de Unidades y el Sistema Anglosajón de Unidades. La diferencia principal entre los dos sistemas es que el Sistema Internacional es un sistema métrico. Todas las unidades de longitud están basadas en el metro, mientras el Sistema Anglosajón usa la pulgada, el pie, la yarda, y varias otras unidades para determinar longitudes. El sistema más popular y más usado en el mundo es el Sistema Internacional de Unidades. En la actualidad se define el metro mediante la velocidad de la luz. El metro tiene múltiplos y submúltiplos decimales que forman todas las otras unidades de longitud en el sistema métrico, como el centímetro, el decímetro y el kilómetro. También tiene unidades derivadas como el metro cuadrado o el metro cúbico para medir superficies y volúmenes respectivamente. Por otra parte, el pie es una de las unidades principales del sistema anglosajón. Basándose principalmente en un pie (o un paso) humano, hoy en día tiene un valor de 30,48 cm. El pie es usado como unidad de longitud en los Estados Unidos, el Reino Unido y unos pocos otros países. Tiene unidades derivadas, como el pie cuadrado y el pie cúbico. En vez de usar múltiplos y submúltiplos del pie, en el sistema anglosajón se desarrollaron otras unidades de longitud, independientes del pie. En la navegación, la aeronáutica y algunos otros sectores, el uso del pie es muy frecuente a nivel internacional. Sin embargo, la coexistencia de dos sistemas de unidades distintos sigue causando problemas y malos entendidos hasta el día de hoy. Mientras la Unión Europea intenta convencer a Inglaterra de dejar obsoleto su sistema de unidades, hay grupos activos que luchan en contra de esa reforma. Al parecer vamos a seguir teniendo dos sistemas de unidades principalmente diferentes, por lo tanto, es útil conocer las unidades principales de los dos sistemas y saber como convertirlas y como calcular con ellas sin tener dificultades.